Cicloturismo: La vuelta al lúcumo

Si te gusta pedalear y disfrutar de la naturaleza, hay destinos cerca de Lima que te encantarán, uno de ellos es Las Lomas de Lúcumo, en el valle Lurín. Este se ha convertido en el lugar ideal para alejarnos del bullicio, de la contaminación y de la vida agitada.

En estos bosques uno puede pasar la mañana haciendo deportes de aventura o simplemente gozar del apacible paisaje. Muy cerca también se ubica el Santuario Arqueológico de Pachacamac para deleitarse con una tarde de cultura.

Es el escenario ideal para los que deseen hacer caminatas, rappel, parapente y ciclismo de montaña. Además, ofrece algo de historia ya que en la zona se encuentran andenes y pinturas rupestres que datan de años posteriores a Cristo. Impresionantes formaciones rocosas como el farallón y la boca del sapo, minas abandonadas y zonas de campamento, donde todavía se realizan ceremonias místicas, también son parte de su atractivo.

La ruta es para bikers en el nivel intermedio- avanzado. Saliendo de Pachacamac por la quebrada Río Seco, pasamos la cadena de cerros Lomas de Pucará, por la cuesta conocida como las Zetas. Una vez en la quebrada de Pucará, avanzamos hacia el sureste, pasamos la capilla del Lúcumo, la quebrada del mismo nombre y divisamos a la izquierda un sendero que sube el cerro Portillo Grande. Se asciende siguiendo la huella hasta la parte más alta, donde empieza el descenso y la adrenalina. Esta ruta toma de 3 a 4 horas para los avanzados.

De agosto a diciembre es la mejor época para visitar las Lomas ya que durante esta temporada la flor de amancae luce mejor su belleza convirtiendo el lugar en una inmensa pampa de color amarillo. Al llegar a lo más alto de las lomas existe un mirador natural, donde se aprecia todo el valle de Lurín, la playa San Pedro y el Santuario de Pachacamac. La paz que se encuentra en la cima no se compara con nada.

Fuente:
http://www.viajerosperu.com

Foto:
cosasdeviajes.com



Deja una Respuesta