Valle del Colca

El valle del Colca es la combinación perfecta de un entorno natural alucinante, marcado por uno de los cañones más profundos de la Tierra, y el encanto de su gente que ha sabido conservar con orgullo sus tradiciones propias e irrenunciables.


Un enorme cataclismo, quizás el más intenso del que halla tenido noticia el hombre, abrió la tierra y cavó una enorme zanja donde, poco a poco, el agua fue discurriendo hasta formar un caudaloso río que erosionó el lecho de piedras y formó un cañón, una enorme garganta de piedra, de más de tres mil metros de profundidad, donde la luz del sol sólo llega a mediodía. Cuando al fin la Tierra dejó de vomitar el fuego que la transformó, la vida penetró en el cañón y en sus alrededores, formando fértiles valles y quebradas, escenario que recibió al hombre, el último en llegar a esta fiesta del tiempo. Allí, él se asentó y formó pueblos; se hizo hijo de los volcanes y transformó el lugar, dándole su sello particular a todo lo que le rodeaba. Así, al río que corría bajo el cañón le llamó Colca, en su parte alta, Majes, en su parte media, y Camaná en las tierras bajas. En un instante, la vida se abrió paso en el valle.

Subsistir es uno de los trabajos que el hombre ha sabido realizar mejor a lo largo de su historia. Así lo demuestran los habitantes del Colca que han logrado utilizar cada rincón de las montañas que circundan el valle como tierras de cultivo. Mediante complicadas técnicas agrícolas, los antiguos pobladores de estas tierras desviaron el agua de los deshielos, y construyeron un extenso sistema de terrazas o andenes para sembrar sus productos.

La magnífica obra resultante es el fruto del trabajo de dos etnias que ocuparon el valle del Colca entre los siglos 900 y 1.400 d.C.: los collaguas y los cabanas. Los primeros se asentaron en la zona central del valle y vinieron probablemente del Collao, en el Altiplano; eran aimaras y se proclamaron descendientes  del volcán Collaguata. Los cabanas, por su parte, se quedaron el parte baja del valle; eran quechuas procedentes de la sierra central, hijos del nevado Hualca-Hualca.

Los recorridos por ell valle del Colca suelen tener como base de operaciones el poblado de Chivay, el centro comercial de la región. Desde allí parten dos caminos –uno a cada margen del río– que permiten visitar los pueblos del valle. En Chivay es indispensable visitar la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que data del siglo XVIII, y las aguas termomedicinales de La Calera, en las afueras del pueblo.

Siguiendo la margen izquierda (aguas abajo) del río Colca se encuentran Yanque, a 10 km de Chivay, sede de una impresionante iglesia,  la Inmaculada Concepción, una obra maestra de sillar labrado en al más puro estilo barroco. En las afueras del pueblo hay una gran cantidad de andenes, quizás el grupo más grande y mejor conservado del valle, conocido como el “Anfiteatro”. A continuación se suceden los poblados de Achoma, Pinchollo y Maca, sede de una bella iglesia colonial (Santa Ana). La Cruz del Cóndor, a 60 km, es un observatorio ubicado a las puertas del famoso del cañón que permite observar al majestuoso cóndor andino en vuelo, para lo que es recomendable visitarlo durante las primeras horas del día o al atardecer. Siguiendo el curso del río se encuentra Cabanaconde, un poblado muy pintoresco rodeado de andenes, emplazado en el territorio ocupado por los cabanas.

La margen derecha del Colca es recorrida por un camino sin salida que atraviesa varios poblados muy tradicionales. Coporaque, a 8 km, posee en su iglesia, Santiago Apóstol, la más antigua estructura del valle. En Lari, a 27 km, está la iglesia más grande del valle (y la única con cúpulas): la Purísima Concepción, un edificio de torres altas y macizos contrafuertes que data de mediados del siglo XVIII. Otros pueblos interesantes son Ichupampa y Madrigal.

La parte alta del valle guarda también sus sorpresas. A unos XX km de Chivay, siguiendo una ruta afirmada, se encuentra Callalli, flanqueado por unas singulares formaciones de arenisca que aparentan ser los muros de una enorme fortaleza, a la que los pobladores locales llaman los Castillos Encantados. A la vista de Callalli se encuentra Sibayo, cuyo pueblo viejo, hoy abandonado, muestra los vestigios de lo que fuera un bello poblado de piedra y paja. Su antigua iglesia de piedra es un monumento digno de verse.

Tradición a raudales y un escenario natural sin paralelo es lo que nos ofrece el valle del Colca. Un mundo que parece detenido en el tiempo, donde la intervención del hombre en aras de sustento ha forjado en el paisaje verdaderos monumentos a la tenacidad y perseverancia.

Cómo llegar

Existen tres rutas afirmadas que parten desde Arequipa y llegan hasta Chivay. La más corta (148 km) es la vía de Yura, al noroeste de Arequipa, que asciende hasta la Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca, las pampas de Cañahuas y Toqra para descender a Chivay luego de atravesar el abra de Patapampa (a casi 5.000 msnm). Un segundo camino (160 km) va hacia la pampa de los Arrieros, al pie del volcán Chachani (6.075 msnm), y se une al camino anterior en la localidad de Patahuasi. El último (251 km) se dirige al este a la laguna de Salinas y cruza las planicies de la puna por Imata para unirse a la primera ruta. Es más larga pero ofrece mayor cantidad de atractivos.

Dónde hospedarse

Chivay

Casa Andina Colca: Huayna Cápac s/n. T. (054) 53-1020, 446-8848

Kolping Siglo XX: Cerca del mercado. Reservas Arequipa: (054) 25-3748, 461-6184

Pozo del Cielo: Huáscar s/n. T. (054) 53-1041. Reservas Arequipa: Apurímac 113, vallecito. T. 20-5838.

Colca Inn: Salaverry 307. T. (054) 53-1111.

Anita: Plaza de armas. T. (054) 52-1114.

Yanque

Las Casitas del Colca: colca@peruorientexpress.com.pe, T: 610-8300

Web: www.lascasitasdelcolca.com.pe

Colca Lodge: Fundo Puye. T. 53-1191. Reservas Arequipa: Jerusalén 212. T. (054) 20-2587.

Mirador de los Collaguas: Lima 513. T. (054) 44-8383.

Coporaque

La Casa de Mamayachi: Reservas Arequipa: Jerusalén 606. T. (054) 24-1246.

Cabanaconde

Posada del Conde: Reservas Arequipa T. (054) 44-0197.

Canocota

Sr. Santiago Taco Mamani. T. (054) 95817-0367, (054) 63-3490

Datos útiles

Distancia desde Lima: Vía terrestre: 18 horas aprox. (1.150 km aprox.)

Altitud: 3.500 msnm

Temperatura: Máx: 24°C  Mín: 5°C  Promedio anual: 19°C

La mejor época  para visitar es entre abril a setiembre.

Oficina de Información turística (Arequipa): Jacinto Ibañez 450, Parque Industrial. T. (054) 21-3040.



Deja una Respuesta