Subiendo y bajando por Valparaíso

Para disfrutar del sabor de Chile, hay que ir a Valparaíso, a sólo 112 km de Santiago, una ciudad enclavada en un anfiteatro natural, rodeada por 45 cerros que se precipitan abruptamente hacia el mar. Se caracteriza por tener funiculares que permiten conocer la ciudad de cerro a cerro. Para cautivarte con la vista del puerto puedes tomar el funicular Ascensor de Artillería, que tiene 100 años o subir al Cerro Concepción y contemplar una hermosa vista al mar.

Una de las mejores formas de conocer Valparaíso es a través de sus ascensores. Estas construcciones diseminadas por todo el anfiteatro natural permiten admirar desde las alturas la inmensa bahía y el fuerte contraste de las casas pintadas con colores escandalosos. Desde esos lugares la vista suele detenerse incansablemente en el horizonte que muere en el Océano Pacífico.

Al recorrer Valparaíso se puede apreciar La Sebastiana, casa museo del poeta Pablo Neruda; el Muelle Prat, entrada y salida marítima; y el Barrio del Puerto, con su artesanía, pesca y rostros marinos de todos los lugares del mundo e iglesias rodeadas de callejuelas de gran valor arquitectónico

Caminar por el Muelle Prat es una experiencia típica de la ciudad. Los lancheros que ofrecen viajes turísticos vocean sus ofertas en una actividad febril. Flotando se encuentran sus lanchas y botes multicolores de llamativos y curiosos nombres. Si deseas puedes dar una vuelta en lancha por la bahía, en esos curiosos botes.

Como buen puerto, Valparaíso tiene una interesante vida nocturna en donde la bohemia sale a recorrer los lugares míticos del café, del vino con los amigos de la poesía, del cine, de los boleros y tangos.

Mira más acerca de Valparaíso en este video:

Fuente:
http://www.rutavalparaiso.cl

Foto: www.paraconocer.com



Deja una Respuesta